La universidad corporativa: fundamento y beneficios

grafico2

Fundamento

En líneas generales los sistemas educativos formales, sobre todo los colegios y las universidades públicas y privadas, se encuentran dificultados para emitir al mercado laboral egresados que se ajusten al perfil que necesitan las empresas privadas, quienes son los principales empleadoras de dichos egresados, teniendo éstas por tanto apuros para para cubrir las vacancias disponibles. Esto ocurre, más que nada, debido a una enseñanza mayormente teórica, divorciada de la práctica profesional, porque los docentes se dedican a enseñar, pero no practican la profesión y, por tanto, no están actualizados con lo que se da en realidad en las empresas y tampoco las exigencias a las que las organizaciones privadas se ven expuestas, habiendo áreas del conocimiento que no contemplan los bachilleratos, ni las carreras universitarias y que, sin embargo, son un imperativo para la compañías.

En consecuencia, las corporaciones se ven ante la necesidad de preparar por cuenta propia a los que seleccionan para la incorporación, complementando sustancialmente su formación, para que puedan cumplir con solvencia profesional las funciones que asumen allí.

Como esto significa cubrir el desarrollo de conocimientos humanísticos, técnicos e instrumentales, por lo general los colaboradores necesitan participar de una serie de cursos, que se dan captando y poniendo a disposición el conocimiento y la experiencia de los expertos internos, dueños del conocimiento y caracterizados por una larga experiencia en el rubro. Así que la evolución natural de una serie de cursos, pronto da lugar a un plan de estudios, contextualizado en un marco de tiempo, y a carreras, de tipo especialización, generándose el aprendizaje dentro de la propia organización.

En otras palabras, los egresados de los colegios y de las universidades, si bien cuentan con un título de bachillerato, licenciatura, maestría o doctorado, no tienen el conocimiento mínimo necesario para ajustarse a las exigencias de las empresas, por eso éstas últimas se encuentran ante la necesidad de tener que formarlas por cuenta propia.

Beneficios

Hay numerosos beneficios derivadas del funcionamiento de una universidad corporativa, tanto para la empresa, como así también para los colaboradores, detallándose los principales a continuación.

  • Una universidad corporativa propicia la gestión del conocimiento de la empresa, para que el saber esté disponible para quienes necesiten utilizarlo y al efecto de que todos manejen los mismos conceptos, como parte de la estrategia definida y compartida, materializada por todos los integrantes de la organización.
  • Sistematiza el proceso de inducción a la empresa, recibiendo el nuevo miembro una formación de calidad, que es necesaria para su pronta inserción al mercado laboral. Es así que, a menudo, durante el período de prueba, tiene que participar de una serie de cursos, de cuya aprobación y otros criterios, depende su continuidad definitiva en la empresa.
  • Contribuye positivamente con el clima organizacional, al percibir las personas que la empresa invierte en el desarrollo profesional de ellas, teniendo interés en su formación y avance dentro de su estructura organizacional y proyectos en curso.
  • Permite formar personas preparadas para desempeñar las funciones de distintos cargos, sobre todo de mayor responsabilidad, en el caso de presentarse una vacancia, evitando que se queden desatendidos o que cueste encontrar alguien acorde para encargarse.
  • Posibilita la implementación de una estrategia basada en la diferenciación, mediante la prestación de un servicio de calidad, brindado por personas capacitadas y competitivas, que se sensibilizan con el cliente, siendo empáticos e identificando sus expectativas, las cuales buscan superar.
  • La formación recibida, ayuda a las personas en forma integral, es decir, para aplicarla a la vida y para constituirse en profesionales cualificados, siendo competitivos afuera de la empresa, en el mercado laboral, gracias al conocimiento manejado y a la experiencia vivenciada.

Acerca de la implementación de una universidad corporativa

Para implementar y gestionar una universidad corporativa, las empresas suelen buscar por lo general los servicios de una consultora, que esté especializada en gestión del aprendizaje, porque se trata de un proyecto exigente, en cuyo funcionamiento intervienen personas con competencias multidisciplinarias, entre ellas pedagogos fuertemente conocedores de didáctica y a la vez del mundo empresarial, comunicadores, diseñadores, editores multimedia, voces profesionales y tecnólogos, entre otros.

Esto significa que se trata de un trabajo especializado, que difícilmente puede ser realizado por una sola persona. Viceversa, hay efectivamente una persona de contacto en la empresa, a modo de enlace con la consultora, encargada de acciones tales como fijar entrevistas para que dicha consultora pueda recabar el conocimiento de los expertos, mediante entrevistas, que seguidamente se plasmará en los cursos, organizar el calendario anual de formación de los cursos a habilitar de las distintas carreras, entre otros puntos referidos a la gestión interna.

En resumen, las empresas que buscan ser sostenibles a largo plazo, deberían contar con una universidad corporativa, porque les ayuda desde el factor humano, que es finalmente el recurso más valioso de toda organización. Las que ya tienen implementado una, reconocieron la necesidad y conviene que apuesten por la mejora continua de la misma, analizando si cuentan con todos los cursos que satisfacen a sus necesidades de aprendizaje (esto porque constantemente surgen nuevas leyes y exigencias), trabajando además en el tipo de materiales utilizados, recurriendo cada vez más al formato multimedia e incorporando inclusive el factor lúdico, mediante juegos colaborativos y añadiendo además certificaciones rigurosas, tipo test, que las personas deben aprobar para certificar la aprobación de cada nivel finalizado.

Por último, si bien algunas empresas contactan a universidades privadas para que validen sus universidades corporativas, mediante diplomas y similares, destinados a los egresados, esta práctica se deja cada vez más de lado, considerando la realidad de nuestros tiempos: las universidades, con sus productos (los egresados), son las que no satisfacen a las exigencias de las empresas, por ende su enfoque no está a la altura de certificar propuestas académicas desarrolladas por universidades corporativas, que son mucho más pretenciosas y pragmáticas, en cuanto a calidad educativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s