La importancia de las TIC aplicadas a la Educación

En un mundo donde los jóvenes viven pendientes del Facebook y del Twitter, como así también de otras redes sociales, que a diario se crean en Internet, con formatos cada vez más cautivantes y que integran fuertemente la dimensión lúdica y atraen también por propiciar experiencias de realidad aumentada, la educación formal no debe ya quedar ajena a esta realidad y causa una seria preocupación el observar que, especialmente en la Educación Escolar Básica y la del Nivel Medio, se siguen desarrollando clases sin hacer uso de las TIC, quedando las políticas oficiales referidas a las mismas en un hermoso ideal, al que le falta fuerza para arraigarse en la práctica docente.

¿Los motivos? Varios… el desconocimiento por parte de algunos docentes de las bondades de las TIC (generalmente se formaron sin utilizarlas cuando eran estudiantes de Formación Docente), asociarlas a altos costos, no estar preparados para utilizarlas, el desafío de cambiar los esquemas de enseñanza actuales (clases magistrales) por una metodología más actualizada y dinámica, que hay que aprender y que seguidamente permitirá desarrollar un perfil más competitivo de los alumnos que vamos preparando para su inserción en el mundo laboral.

Pensemos en nuestro entorno profesional: los médicos utilizan hoy tecnologías de vanguardia diagnosticando por imágenes y también utilizando equipos sofisticados para las cirugías, asimismo los odontólogos; los arquitectos y los ingenieros, usan software para diseñar sus obras; los administradores y contadores trabajan con herramientas informáticas (¡imaginémonos un contador llevando a mano la contabilidad de una multinacional!) y así… muchos otros profesionales utilizan las TIC.

La clase de todos los días: ¿consideramos actualmente las características del usuario del servicio educativo?

Sin embargo, en la docencia, las clases siguen adoptando el mismo formato de hace décadas y siglos, donde el docente habla y explica, mientras que los alumnos están pasivamente escuchando.

A veces, para contrarrestar este tipo de observaciones, se cuenta con un mini laboratorio informático, en el cual se tienen clases dos horas a la semana, lo cual -por supuesto- no es suficiente. ¿Los resultados? ¡Son evidentes! Para hacer la prueba basta con preguntar a un padre o madre de un niño y/o adolecente.

Se están “formando” jóvenes que egresan del nivel medio y no ingresan a la facultad, debido a la brecha que los separa en cuanto a las competencias requeridas, cuando nuestros bachilleratos y sus especialidades deberían precisamente lograr que por ejemplo un bachiller en ciencias básicas pueda ingresar a la carrera de química y farmacia o hasta medicina, o un bachiller en contabilidad a contabilidad, pero la realidad muestra que no es así: sólo los que siguen cursillos de preparación para el ingreso (después de haber egresado del bachillerato) y toman clases individuales de refuerzo con especialistas pueden lograrlo, llegando a estas dos instancias sin el mínimo de preparación previa necesaria.

Si alguien deseara afirmar que no es así, que averigüe por favor cuántos cursillos existen actualmente en Asunción y cuántas personas los cursan actualmente.

Se dice que no hay peor ciego del que no quiere ver: este lema se aplica perfectamente a ambos niveles educativos, arriba citados. Mucho se le ataca en la actualidad a las universidades, pero por lo menos algunas de ellas buscan innovar, contando actualmente con plataformas virtuales educativas, contenidos educativos para b-learning y pizarras digitales interactivas, mientras que en las escuelas y en los colegios poco o nada se tiene en cuenta las exigencias del mundo profesional competitivo, por tanto las clases se llevan a cabo sin el uso del computador, ni de contenidos educativos virtuales y frecuentemente sin enseñanza del inglés, esencial para la comunicación en un mundo globalizado, por lo menos en la dimensión oficial.

Mientras que los jóvenes hablan de los tweets que publican, el docente ni sabe lo que son, dando clases sin embargo en un bachillerato en administración de negocios (en cuyo contexto hoy se recurre precisamente a las estrategias del social media marketing).

Las TIC ponen un mundo de posbilidades a nuestro alcance
Las TIC ponen un mundo de posibilidades a nuestro alcance

Estamos formando para un mundo que afuera es distinto al panorama que manejan las escuelas y colegios, porque es exigente, desleal y extremadamente competitivo. Como fundamento de lo afirmado, está la realidad por la cual a muchos egresados del bachillerato les cuesta encontrar un primer empleo: porque no se les preparó y no manejan herramientas de ofimática, no saben redactar, no poseen competencias comunicacionales orales para hablar correctamente por teléfono y no fueron formados para desempeñarse mínimamente en la dimensión profesional.

No es muestra de sinceridad el echar la culpa al alumno, si las situaciones de enseñanza-aprendizaje no les llegan, por el formato adoptado.

Si la tecnología avanza cada día y es para nuestro bien, con el fin de que podamos actualizarnos, desempeñar con más agilidad nuestras tareas, especializarnos en áreas que hacen a nuestra profesión, leer artículos que complementen nuestro conocimiento previo y adquirir visibilidad profesional en la web, entonces, ¡sintonicémonos por favor con lo que pasa en la actualidad!

Si trabajamos en la dimensión educativa, necesitamos por lo menos saber operar un computador, usar una tableta, bajar apps, y utilizar las herramientas de las TIC que son libres: entre ellas subir un video a Youtube, personalizando el propio canal, compartir presentaciones vía Slideshare, usar los suite de Google, en especial compartir documentos vía Google Docs, usar los círculos de Google+, utilizar Google Maps y Picasa, escribir un blog, habilitar fan pages o grupos en Facebook, usar Twitter, crear contenidos educativos interactivos, grabar archivos de audio y mini videos, armar sopas de letras y crucigramas, utilizar Comic Life para crear historietas educativas, etc., etc., etc. ¡Existen tantas posibilidades!

El primer paso está en sincerarnos y reconocer que la práctica ya no cumple el objetivo y desarrollar ese ánimo de cambio de paradigma, y, una vez que se supere el desencanto inicial, pensando que es un desafío demasiado grande, aprendiéndose a operar con solvencia un computador y haciendo uso de las TIC, veremos cómo se agiliza la práctica profesional y tendremos mejores resultados con los alumnos, al ajustarnos a las características del usuario de nuestros servicios educativos, y -por tanto- también con los padres, quienes estarán más satisfechos al enterarse de los logros de sus hijos.

Como ya decía Aristóteles, hace más de tres siglos antes de Cristo: “No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.”

Anuncios

3 thoughts on “La importancia de las TIC aplicadas a la Educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s