Leyendas urbanas de la capacitación corporativa

En algunas organizaciones no se capacita, porque “las personas están bien preparadas” y porque la capacitación es considerada como un gasto y no como una inversión. Cabe preguntarse, ¿cómo será que manejan esas personas tan preparadas sus comunicaciones y qué trato brindan a las personas? ¿Cómo trabajan en equipo? ¿Cómo se relacionan con el público interno y externo? ¿Se hizo allí algún estudio sobre estos puntos?

En otras organizaciones la capacitación es tomada como una recompensa a la cual no todos acceden (cuando sin embargo es clave que cada persona siga formándose constantemente, sin hacerse diferenciaciones entre funcionarios de primera, segunda y tercera).

También existen organizaciones donde el capacitador es interno, porque la filosofía es “hacer todo por cuenta propia”. Probablemente dispongan al efecto de profesionales con experiencia en el rubro y conocimiento de la empresa, sin embargo a menudo los participantes convocados para el curso ya vienen predispuestos con una impresión subjetiva, adquirida en el día a día, con respecto al compañero capacitador, y el entusiasmo de recibir una capacitación puede verse afectado.

Además, conviene preguntarse si el capacitador, antes de comenzar la clase, tuvo tiempo para elaborar recursos y actividades de apoyo integrando en ellos los distintos componentes didácticos, que permitan lograr el aprendizaje deseado. ¿Hizo un diagnóstico previo? ¿Evalúa seguidamente el resultado obtenido?

Otra leyenda urbana: la casa matriz, que está en otro país, da cursos vía e-learning a sus sedes internacionales… en cuyo caso los conceptos globales son aplicables como directrices, pero, ¿cómo se maneja lo referente a nuestras características sociales, económicas, culturales y legales típicas de Paraguay? No siempre los conceptos pueden implementarse, sin adaptarlos antes a las condiciones de nuestro entorno.

¿Preparamos previamente todos los detalles?
La capacitación corporativa posee principios y una metodología específica a seguir

Existen varias de estas leyendas sobre la capacitación corporativa, por eso surge la necesidad de explicar que ella, en realidad, se sustenta en una disciplina profesional, cuyos principios y métodos específicos se deben tener en cuenta para lograr el resultado deseado.

Puntos a contemplar:

  1. Toda formación debe basarse en un diagnóstico previo, para detectar cuáles son las necesidades.
  2. También sería importante que cada curso sea parte de un plan de carrera: si deseamos que las personas desarrollen el sentido de pertenencia hacia nuestra organización y de sus metas, no sólo debemos ver qué lugar ellas ocupan dentro de la empresa ahora, sino cuál es la proyección que tenemos de ellas para mañana. A nadie le gusta estar “estacionado” en un lugar sin la certeza de progresar.
  3. En consecuencia, todo funcionario debería participar de capacitaciones de alto nivel a lo largo del año.
  4. Ahora el quid de la cuestión. Un simple “cursito” requiere de las siguientes acciones:
  • Diagnosticar el nivel de preparación de los participantes.
  • Definir los objetivos del aprendizaje.
  • Elaborar materiales didácticos acordes a dichos objetivos y al público al que se dirigen, contemplando las características del contexto cotidiano y del entorno en el cual se deberán aplicar los conceptos, alineándolos con la filosofía organizacional.
  • Preparar dinámicas vivenciales que permitan que los participantes trabajen y practiquen los conceptos desarrollados.
  • Analizar casos de la realidad cotidiana, propiciando el aprendizaje colaborativo y encontrando juntos las mejores prácticas a implementar.
  • Evaluar el nivel de aprendizaje alcanzado.
  • Reforzar al cabo de un tiempo los conceptos, mediante cursos para la actualización que abarquen actividades y dinámicas. La capacitación debe ser constante y realizarse en intervalos regulares con el fin de que no se reduzca su impacto y no se vean afectados los resultados que se podrán constatar en el desempeño diario de las personas.
Capacitación eficaz
Las capacitaciones generan mejores resultados si son constantes

Recordemos que la formación continua es clave para mantener la competitividad. Si bien existen empresas que eventualmente logran la rentabilidad basándose en otras estrategias, es probable que a la larga se queden mirando el progreso de las demás, quienes la superaron gracias a la sinergia de su equipo y la implementación exitosa de conceptos de vanguardia.

Nadie avisa cuándo llega ese momento: para evitarlo, ¡cambiemos de paradigma a tiempo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s